web-enzyme-v2-logo-white
logo-enzyme-2-blog

Cómo monetizar la información de tus sensores IoT mediante Smart Contract

Vivimos en un mundo donde la tecnología está evolucionando constantemente, y con ello, cada vez existen ideas más disruptivas que nacen con la finalidad de hacer más sencilla la vida a las personas y empresas en sus procesos cotidianos.

En este artículo veremos por qué la tecnología y los sensores IoT (Internet of Things) van a revolucionar el mundo que nos rodea y cómo los usuarios podemos sacar partido de toda esta cacharrería de sensores, además de obtener ciertas remuneraciones por ceder dicha información.

Antes de ponernos en materia, no está de más hacer un repaso a nivel histórico. ¿Dónde estábamos hace unos años y dónde nos encontramos ahora?:

  • El 2G, implementado a principios de la década de los 90, constituía las primeras redes basadas en un protocolo estándar que permitía la interconexión entre redes además de conectarse a ellas a través de un mismo terminal.
  • El 3G destacaba por la mejora de la potencia de las antenas, hecho que permitía más móviles conectados y conseguir 2 Mbps de velocidad. Además, también permitía la integración con Internet mediante el uso de protocolos (IP, TCP-IP).
  • El 4G ha mejorado en la velocidad de transmisión de los datos; permite navegación a Internet de hasta 20 Mbps (actualmente hasta 150 Mbps) y tiene latencias entre 40 y 50 ms (de hecho, gracias a estos beneficios ha aparecido el streaming). Todo eso ha conducido a que esta tecnología nos permita usar todas las prestaciones de los Smartphones.

Ahora bien, ¿Cuál es la siguiente evolución? Como no podía ser otra, el 5G. Su principal característica es que proporciona unas grandes mejoras en la velocidad 10 Gbps y baja latencia (entre 1 y 2 ms respecto al 4G). Esto permite abordar temas muy complejos y precisos como el automóvil inteligente, las operaciones quirúrgicas con robots, las Smart Cities, etc.

¿Qué tienen que ver estas redes con los dispositivos IoT de los que hablábamos al principio? Estos dispositivos son muy compatibles con estas nuevas redes porque permiten la conexión de múltiples dispositivos de alta demanda conectados a una misma red. Como resultado, tendremos más personas y dispositivos IoT que puedan transmitir datos al mismo tiempo.

¿Cómo podemos monetizar los datos procesados a través de Smart Contracts y una red Blockchain?

Actualmente, el camino que está siguiendo la industria IoT es la utilización de sensores con puertas de enlace a internet utilizando protocolos TCP/IP y con conectividad a sistemas de servidores centralizados (allí, posteriormente, se procesan los datos y son visualizados por los usuarios). Sin embargo, esta tecnología tiene riesgos asociados como: agujeros de seguridad en actualizaciones de los dispositivos, manipulaciones físicas del propio dispositivo, vulnerabilidad frente a los ataques cibernéticos, etc.

La tecnología Blockchain puede ayudar a mitigar todos los riesgos anteriores y además contribuir a que los usuarios obtengan cierta cantidad de dinero para compartir la información a terceros.

¿Qué nos aporta el Blockchain?

Mayoritariamente confianza. El Blockchain es una tecnología que nos permite verificar toda la información además de tener autonomía a la hora de ejecutar tareas automáticas. Todo esto gracias a la utilización de los Smart Contracts y reducción de los costes, y sin precisar de una red de seguridad adicional para proteger la red IoT.

Considerando los beneficios mencionados, vemos que tanto el 5G (que garantiza la alta disponibilidad), como el Blockchain (que proporciona confianza), pueden ofrecer un alto valor al mundo del Internet de las Cosas.

¿Cómo podríamos monetizar los datos que se obtienen de los sensores?

Únicamente sería necesaria la creación de una red Blockchain privada/consensuada/pública que fuese compatible con el estándar ERC 20. Esto nos permitiría poder crear tokens y desplegar un subconjunto de nodos en todas aquellas empresas participantes en el proyecto y dispuestas a comprar y vender información entre ellas para compartirla. También les sería útil para realizar estudios de mercado y obtener KPIs que incrementen sus ventas. La red Blockchain debería ser capaz de linkear los dispositivos IoT para que los usuarios que han cedido sus datos puedan obtener tokens (cambiar a euros) que después serían depositados a sus monederos digitales.

Parece genial, ¿no? Obtener dinero mientras tienes bombillas IoT encendidas en tu casa, por ejemplo.

Solo quedaría una cuestión para resolver, y es que si nos basamos en la filosofía Blockchain, todos estos datos deberían quedar almacenados en la red, y lo deberían hacer de una forma “pública”. Pero como queremos asegurar la privacidad de la información y que solo la puedan obtener quienes paguen por ella, se utilizaría un sistema Peer-to-peer cifrado (donde solo se enviaría la información entre el usuario y el comprador de los datos), siempre garantizando la inmutabilidad del dato.

 

En conclusión

Estamos en un mundo totalmente cambiante y las nuevas tecnologías cada vez más nos pueden ayudar a complementar otras; es la única forma de poder avanzar y seguir en la línea del cambio. Este nuevo mundo nos afecta directa e indirectamente por lo que solo resta aprender y adaptarnos al nuevo cambio. 

Todo se resume en una frase: “la transformación digital ya es una realidad y ha venido para revolucionar el mundo que conocemos, es el momento de subirnos al tren y viajar por este maravilloso recorrido”.

Posts relacionados
¡Comparte con tus contactos!
   

Comenta este artículo...

ebook blockchain

Suscríbete y no te pierdas ninguna novedad

New call-to-action

¡Comparte con tus contactos!

   
New call-to-action