web-enzyme-v2-logo-white
logo-enzyme-2-blog

La columna de José Parra-Moyano: el futuro será digital o no será

La nueva realidad ha llegado. El mundo ha cambiado y las empresas deben encontrar una nueva forma de estar en él. Encarar la realidad, deshacerse de prácticas que han dejado de ser útiles en este nuevo entorno y abrazar la transformación digital es esencial para que las empresas remonten y puedan volver a competir. En este breve artículo resumimos algunas de las claves que van a permitir a las empresas tener éxito en la nueva normalidad y salir reforzadas de esta crisis. 

 

Invertir ahora es más importante que nunca

 

Un estudio realizado recientemente por DMEXCO refleja que el 70% de los ejecutivos en Alemania, Austria y Suiza están acelerando el ritmo de la transformación digital e invirtiendo más en proyectos de digitalización que antes de la crisis del COVID-19. El razonamiento de estos ejecutivos, como indica otro estudio publicado por McKinsey, es que en momentos de elevada competitividad, el tablero se reorganiza y sólo aquellas empresas que estén adaptadas a los nuevos métodos de trabajo, de comunicación con sus clientes, de marketing, y de experiencia digital, seguirán pudiendo competir. Por lo tanto, invertir en digitalización ahora es invertir en la supervivencia de la empresa. Esto va en línea con las afirmaciones emitidas recientemente por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial: “La reconstrucción de la economía será digital o no será.”

 

Centrarse en la tecnología, con seguridad, con optimismo, y con determinación

 

Esta crisis no va a ser una crisis más. Las empresas que no se adapten a la nueva realidad digital no podrán ser competitivas dentro de pocos años. Por este motivo, la responsabilidad de cara a los inversores, a los empleados, y a los clientes, impone la transformación digital. Sin transformación digital no habrá futuro. Es responsabilidad de todos, y especialmente de los responsables de la gestión empresarial, emplearnos a fondo en incorporar las mejores prácticas digitales en nuestras empresas. Esto, como refleja BCG en un reciente análisis, ya no es una cuestión de ser un poco más eficientes, un poco más innovadores, o un poco más ágiles, es una cuestión de supervivencia de las empresas más allá de la nueva realidad. 

 

La responsabilidad impone la transformación digital

 

Por estos motivos, y en aras de promover la competitividad de las empresas de nuestro entorno, queremos recordar que es fundamental abrazar la transformación digital cuanto antes. Si no hay digitalización, no habrá futuro para nuestra economía. Por eso animamos a los decisores a embarcarse en procesos de transformación digital. 

 

Como sugiere McKinsey, animamos a utilizar metodologías de Design Thinking para entender, junto a profesionales de la transformación digital, cómo digitalizar la empresa para mantenerla a flote y ponerla a competir en el nuevo entorno, con seguridad, con agilidad, y con el optimismo necesario para enfrentar el futuro con éxito. 

 

Desde Enzyme podemos ayudarte a navegar en el nuevo entorno

 

En Enzyme llevamos muchos años ayudando a nuestros clientes a entender cómo hacer uso de la tecnología para innovar y competir en entornos digitales. Estamos a tu disposición para ayudarte a navegar en el nuevo entorno y a salir reforzado de esta crisis. 

 

 

Posts relacionados
¡Comparte con tus contactos!
   

Comenta este artículo...

New call-to-action

Suscríbete y no te pierdas ninguna novedad

New call-to-action

¡Comparte con tus contactos!

   
New call-to-action