web-enzyme-v2-logo-white
logo-enzyme-2-blog

RoboCop ya está aquí… ¿era cómo te esperabas?

Robocop ya está aquí.jpg

Los amantes de la ciencia ficción saben lo fácil que es dejarse seducir por las criaturas futuristas que han ido naciendo de la creativa mente de guionistas y escritores a lo largo de los últimos años.

image (3).pngYa no nos producen miedo o ternura, estos clichés futuristas nos encasillan en una idea concreta de lo que debería ser la inteligencia artificial del futuro. Esto, junto con la rapidez de los avances tecnológicos y la cantidad ingente de información que nos llega a diario está evitando, en cierto modo, que veamos con claridad lo que realmente hemos conseguido hasta ahora en este terreno.

Los sistemas cognitivos se están aplicando al mundo de la empresa, donde proliferan los sistemas de machine learning, chatbots y soluciones de NLP. Pero también con mayor frecuencia, se están desarrollando bots con fines muy específicos, y algunas de estas aplicaciones son francamente sorprendentes, como las utilizadas en la lucha contra el crimen.

image (9).pngEl ejemplo quizás más conocido son los drones. Se utilizan en operaciones policiales para vigilancia, búsqueda de personas, control de masas o detención de criminales. En Uttar Pradesh, India, la policía ha incorporado a su fuerza drones armados con spray de pimienta y bolas de pintura para evitar motines en masa. En Japón tienen drones que persiguen y capturan con una red a otros drones “ilegales” que sobrevuelan áreas gubernamentales restringidas.

 

Sin embargo, el verdadero potencial de estos aparatos es dotarlos de inteligencia artificial para poder usarlos de forma intensiva, y además de tener sistemas automáticos anticolisión, que puedan reconocer personas y lugares y ofrecer análisis inteligentes de reconocimiento de imágenes y llegar donde el ojo humano nunca había soñado.

 

Otros países se ha optado directamente por crear verdaderos RoboCops

image (1) (1).pngEn Dubai para el 2030 se espera que un cuarto del cuerpo policial esté formado por estos robots de 100 kg de peso que se desplazan sobre ruedas. No pueden realizar arrestos, pero tienen una cámara conectada a tiempo real con la policía, puede comunicarse en 6 idiomas y es capaz de reconocer expresiones faciales.

En la República democrática del Congo se han visto imágenes dignas de una película de ciencia ficción: el gobierno de Kinshasa ha puesto robots humanoides gigantes para regular el tráfico en las intersecciones peligrosas. Pese a su aspecto gigantesco, son eco-friendly, recargables con energía solar y llevan unas simpáticas gafas de sol.

image (6).pngEn Corea del sur los RoboCops se utilizan como guardas en las cárceles. Con cámaras 3D y software de reconocimiento de sentimientos e identificación de situaciones “anormales” como un prisionero en el suelo. Se pretende extender su público general para las olimpiadas de invierno del 2018.

En otros casos, los cuerpos de seguridad han decidido usar robots no humanoides para desactivar bombas o detectar armas y elementos sospechosos como el robot Griffin en Cleveland,el DoGo en Israel, armado con una Glock de 9mm. Knightscope en San Francisco para ayudar a “limpiar” la ciudad de jeringuillas usadas.

image (7).pngimage (5).png

El debate ético sobre esta realidad

Aunque ninguna de estas tecnologías inteligentes sea tan entrañable como el famoso agente Alex Murphy en la película de los ochenta, es importante poner en valor su avance en los diferentes ámbitos. Todos los ejemplos aquí expuestos plantean cuestiones éticas: ¿Será más justo un dron inteligente a la hora de “castigar” manifestantes en comparación con un antidisturbios humano? ¿Podrá evaluar un robot mejor que un humano los criterios a la hora de disparar un arma de fuego?

Estemos o no de acuerdo éticamente, estos robots existen y seguirán proliferando. Por ello es importante empezar a desarrollar nuevas leyes que determinen el equilibrio entre el avance tecnológico y nuestras libertades.

  

Posts relacionados
¡Comparte con tus contactos!
   

Comenta este artículo...

New call-to-action

Suscríbete y no te pierdas ninguna novedad

¡Comparte con tus contactos!

   
contacto